03 noviembre 2005


J.G. y Jann Jones, buena gente, y eso lo dice todo:

Hace poco me he enterado de los comentarios de un lector americano quejándose de que JG Jones y Jann Jones le habían maltratado al no gustarle un sketch que Jeff había dibujado para él. Se le ofreció reembolsar dicho sketch, porque por falta de tiempo no podían dibujarle otro, si es que no le gustaba, pero no tuvo mejor idea que irse a su casa y empezar a insultarlos en Internet, particularmente a Jann, "la perversa manipuladora de artistas".

Lo cual me lleva a algo que a veces los aficionados no tienen en cuenta. Los autores tienen un tiempo determinado, y no más, y una convención no es el lugar para que te hagan el "dibujo perfecto". Si pides a un autor que te haga un sketch, obviamente, hará lo que pueda, pero para algo están las comissions, es decir, los pedidos de dibujos acabados en los que el autor, en su estudio, puede dedicarle tiempo y hacer un trabajo mucho más detallado. Es normal que un lector pida a un autor un sketch, y que espere que le guste, pero pensar que el autor no va a realizar el mejor trabajo posible en el tiempo del que dispone no es lógico ni normal, pues para el artista, sea el que sea, la relación con sus lectores, el contacto con ellos en los salones, y sí, los sketches, son puntos importantes para su bolsillo, y en el fondo, su carrera.

Al margen de esto, creo poder decir que todas las personas que conozco que alguna vez han tratado a Jeff y Jann pueden decir que son dos de las personas más humildes y encantadoras que han conocido en su vida, y yo lo constato. Jamás he recibido otra cosa que un gran trato profesional, y más aún, personal, por parte de los dos. Los considero unos queridos amigos, y dos grandes personas.

Esto va por ellos.